Los GATOS en Turquíagato y mezquita

Todos los que han visitado Turquía, se han dado cuenta del lugar especial y privilegiado que ocupan los gatos en la cultura y la vida cotidiana de los turcos.

El primer vínculo ancestral surgió cuando los gatos salvajes empezaron a merodear las casas en búsqueda de roedores, generándose con ello una relación beneficiosa entre el hombre y este animal.

Más allá de esta relación, las fuentes históricas turcas, ya hablan de que los sultanes otomanos adoraban a estos felinos y era habitual su presencia en los jardines de los palacios.

Sin embargo es de conocimiento general que el Islam, religión mayoritaria en Turquía, siempre tuvo en gran consideración a estos animales y se dice que los gatos eran el animal favorito de Mahoma.

Todo surge de una leyenda que cuenta que Muḥammad tenía una gata llamada Muezza; un día la dulce minina se quedo plácidamente dormida sobre la túnica de su dueño; Mahoma tenía que levantarse y no queriendo molestarla, corto con una tijera su túnica para que la gata siguiera durmiendo mientras el iba a realizar sus tareas, a su regreso la gata recibió al profeta con manifiesta alegría, algo que emocionó a Mahoma.  Otra leyenda dice que mientras rezaba, la gata Muezza lo salvó de la mordedura de una serpiente y que el Profeta agradecido otorgó a todos los gatos la gracia de caer de pie y de entrar en el paraíso.

Sea cierto o no, los gatos suelen ser numerosos en los patios de las mezquitas y en los cementerios donde suelen dormir la siesta entre las tumbas, especialmente en la ciudad de Estambul donde muchos visitantes extranjeros recogen estas escenas en sus fotografías de viaje.

gato de santa sofia
Gato residente en la Catedral-Mezquita de Santa Sofía de Estambul

gatos en Eyup

gatos en el cementerio de Eyup

Pero no solo en ámbitos palaciegos y en las mezquitas los gatos reciben mimos y atenciones; sino que también la gente del país de forma anónima suele alimentar a los gatos callejeros. Además reciben cuidados de parte del gobierno local, ya que en algunos municipios han colocado pequeñas casas de madera que les sirven de refugio.

Uno de los representantes de esta vida de gatos, fue el famoso gato Tombili reconocido en todas las redes sociales. Este gato del barrio de Kadikoy de Estambul se hizo tan famoso, que cuando murió en 2017 la gente del barrio le erigió una estatua y es motivo de visita y fotos de muchos turistas.

gato de kadikoy

Se podría decir que los gatos son una parte más del encanto de la ciudad y parecen guardar toda la pureza y belleza del alma de Estambul.

Gatos con la Huella de Alá

En Turquia, los gatos blancos con un ojo de cada color (ambar y verde), son muy apreciados y llaman a esta curiosa variedad de gatos blancos con ojos dispares como «regalos de Alá» o «tocados por Alá«, tal vez porque Muezza, la gata idolatrada por Mahoma de la que ya hablamos, era un ejemplar blanco de ojos dispares. Otros gatitos blancos nacen con marcas de color en su cabeza, las llamadas «marcas de Alá».

gato-angora-turco

Gatos e Islam

La relación del Islam con los gatos es muy curiosa: un devoto de Mahoma debe respetar y cuidar a todas las criaturas de Allah. Debe alimentarlas, pero no corresponde compartir su mismo espacio vital. Por esta razón, la mayoria de los turcos no tienen a los gatos en sus casas, ellos están en las calles y especialmente los comerciantes tienen a los gatos en sus tiendas y almacenes.

Gatos Turcos: Angora y Van

Existen dos razas de gatos típicamente turcas, el gato de Angora y el gato de Van.

El Gato de Angora

Es conocido como gato de Angora debido a su origen procedente de Turquía, específicamente de su capital Angora, que en la actualidad se conoce como Ankara, su llegada al país fue muy seguramente desde Oriente Medio, hace siglos.gato de angora turca

El gato de Angora Turco es también un símbolo de cierto «status» social y se considera que recibir uno de estos gatos de regalo es un gran honor. Por esta razón el grupo más adinerado de la sociedad turca se ha ocupado de preservar esta raza y ayudarles a reproducirse.

Los gatos de angora no solo suelen encantar por su belleza física, también poseen una personalidad muy atractiva, son cariñosos y juguetones. Es la primera raza conocida de pelo largo.

El Gato de Van

Es procedente de la región del lago de Van al sudeste de Turquía, en la zona armenia.gato de Van

Su particularidad es un pelaje muy sedoso de color blanco con manchas en la cabeza y anillos de color en el rabo. Pueden tener ambos ojos azules, ambos ojos de color ámbar o un ojo de cada color.

Los gatos de Van llevan miles de años en esta región, tal como lo demuestran numerosas referencias históricas a los gatos con “cola de anillo”. Se han encontrado representaciones de estos gatos con el clásico rabo blanco con anillos de color en excavaciones arqueológicas de la época de ocupación de los antiguos romanos y hasta en excavaciones hititas.

Es una especie en extinción y en 1992 solo se encontraron 92 ejemplares puros en Van. A partir de ese momento los habitantes de la zona están trabajando en la protección y la reproducción de estos gatos.

Son gatos inteligentes, limpios, de carácter afable, a los que les encanta jugar y la vida familiar. No le temen al agua, por lo que se los llama gatos nadadores.

Video:

MÁS para VER:

.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Tita

    Gracias por escribir en Castellano. Muchas personas piensan que son descendientes de arabes, pero en realidad son descendientes de judios conversos y de turcos. En todo caso, Latinoamerica siempre admirara Francia (la poblacion arabe mas grande del mundo fuera del area arabe) precisamente por todos los aportes culturales que este magnifico grupo ha aportado al resto del mundo

  2. Susana malloned

    Me encantan las series, la belleza delas mujeres y hombres .

Deja un comentario